“Nuestra carrera es de vocación pura y sus exigencias son supremas: dar y siempre dar, y nunca esperar nada a cambio, incluso cuando la carrera ya se ha agotado”, expresó el Almirante Hernán Darío Crespo Zambrana, Secretario General Permanente del Consejo Supremo de Defensa del Estado y Oficial más antiguo de la Promoción 1988.

El viernes 17 de noviembre de la presente gestión, la Escuela Naval Militar “EDUARDO AVAROA HIDALGO”, fue escenario de la Ceremonia de Envaine de Espadas Oficiales Navales de la Promoción 1988 “PEGASUS”, acto de tradición naval que se realiza en honor a los 35 años de servicios prestados a la Patria.

Durante esta significativa ceremonia, se realizó la entrega de “Diplomas Honoríficos de Reconocimiento y Gratitud” y la imposición de la medalla “RESERVA NAVAL” a los Señores Oficiales, como justo homenaje y reconocimiento por las labores desempeñadas dentro su carrera profesional.

A tiempo de recodar las anécdotas vividas durante la larga travesía que realizaron los integrantes de la Promoción 1988 durante sus 35 años de servicios, el Oficial más antiguo Almirante Hernán Darío Crespo Zambrana, manifestó: “Envainar nuestras espadas, para ninguno de nosotros, significa una despedida, este momento es llegar al cenit igual que los astros, es un sublime momento para renovar nuestro juramento, seguiremos viviendo junto a nuestra Institución, estaremos para aplaudir los aciertos, pero también para contribuir a evitar los desaciertos, porque ser militar naval es atemporal, es ser poseedor de cualidades permanentes, independientemente de las circunstancias”. Asimismo, indicó, “Nos sentimos orgullosos de ser parte de la Armada y de haber dado a ella estos 35 años de nuestra vida, los mejores, por cierto, por ser parte de ella, los PEGASUS, estamos aquí porque sentimos en lo más profundo lo que es ser marino boliviano, que más que verso y poesía es haber podido dar a nuestro pueblo la esperanza del mar y de haber aportado para construir una Armada en un país sin Mar”.

 

Por su parte el Contralmirante Renán Winsor Guardia Ramírez, Jefe del Estado Mayor General de la Armada Boliviana, a nombre del Comandante General de la Armada Boliviana, expresó: “Señores Oficiales Navales que, durante más de tres décadas, demostraron liderazgo, disciplina, constancia y profesionalismo al servicio de la Patria, durante su travesía al servicio de la Armada Boliviana, supieron situar en alto el nombre de nuestra institución; son ustedes, un ejemplo de honor, patriotismo, entrega, compromiso institucional y profesionalismo, son el modelo a seguir por las nuevas y futuras generaciones de marinos bolivianos”. Asimismo, destacó: “Hoy, la Armada Boliviana reconoce su labor desempeñada con el que contribuyeron al engrandecimiento de la Institución Naval y el personal con el que trabajaron agradecen por haber coadyuvado con su experiencia, conocimientos e inteligencia y cimentar con los mismos sus hábitos de trabajo”.